Crónica año 2007 quinta y última

CRÓNICA 5 PERÚ


Hola gringooos, ¿cómo va esa semana? La nuestra genial, movidita. La vamos a llamar la semana de los viajes, jaja. Empezamos por el lunes.

El lunes fue el día más normalito, por la mañana los talleres de jóvenes con los ensayos de teatro, y por la tarde los de mujeres, con el de punto de cruz y el de los tapetes de la señora Flor, y después el de pintura de Orlando. Las chicas terminamos muy contentas, porque tuvimos una charlita con las mujeres de los problemas que tienen y fueron ellas las que nos quisieron contar, así que estupendo.

El martes empezamos el curso de capacitación de los profesores de Iquitos, en plan suuperformal, vino a inaugurar el director regional de educación y cantamos el himno del Perú, nos llama la atención lo patrióticos que son. Ese día nos dividimos en dos equipos, mientras unos daban los cursos, los otros iban de compras (que regalos más bonitos que os estamos comprando), y viceversa.

El miércoles, nos volvimos a dividir, pero ya sin compras, jaja. Unos en los talleres y los otros en el curso. El curso cubrió todas las expectativas, igual que el anterior. También nos acercamos al colegio 60022, estuvimos charlando con la directora y quedamos en que íbamos a representar la obra de teatro del taller de jóvenes allí este miércoles que viene. Juanba, por la tarde dio su última catequesis de bautismo, y el padre Nicolás también se acercó por allí para conversar con los papás. Esa noche nos acostamos tempranito porque al día siguiente nos esperaba el madrugón.

A las cinco de la mañana sonó la alarma, horror, y a las cinco y media íbamos camino de Nauta, en una furgoneta 10 personas en total. Paco, Eva y Ginés, amablemente fueron en la parte de atrás al descubierto, cuando llegamos parecían un tetris, allí entre mantas y maletas. En Nauta dimos otro curso de capacitación, que también estuvo muy bien y volvimos a dividirnos, pero esta vez para hacer un poco de turisteo. Fuimos a conocer el nacimiento del Amazonas, que se forma cuando confluyen los ríos Ucayali y Marañón. La verdad es que la excursión fue preciosa, el barquero, encantador, nos llevó también a ver los bufeos (dícese de los delfines que habitan el Amazonas) y, por cierto, es verdad que los hay rosados o colorados, no es leyenda urbana, jaja. Son preciosos. También fuimos a Grau, un caserío donde hay un mirador con unas vistas espectaculares, sudamos la gota gorda subiendo, pero mereció la pena. El agtardecer en el Amazonas se define con una palabra, rosaaa, como los bufeos, no sólo el cielo, sino también el agua, una maravilla.

El viernes, terminamos el curso de capacitación, y nos invitaron los profes a un refrigerio (arroz con pollo) y después nos volvimos para Iquitos en taxi (acá conducen un poco regular, pero bueno.) una vez en Iquitos, corriendo a los talleres que eran a las tres, y el resto de la tarde estuvimos organizando la excursión del día siguiente.

El sábado por la mañana, nos fuimos con los jóvenes y las mujeres de los talleres a Quistococha (una especie de zoo con playa amazónica incluída). Echamos una mañana estupenda, vimos los animalitos, nos bañamos, jugamos, y nos comimos un Juan (dícese de otra vez, arroz con pollo, con la peculiaridad de estar envuelto en una hoja de plátano). Todo iba bien, hasta que llegó la hora de marcharse, y el autobús tardó dos horas en aparecer, en este intervalo nos dio tiempo de montarnos en los columpios, que cayera el diluvio universal, y echarnos unos bailes (nosotros los deleitamos con una sevillanas, a la puerta de Toledo, ni más ni menos, que arte, allá con las zapatillas, la toalla, el suelo mojado, y ellos nos enseñaron sus bailes típicos, viva la interculturalidad). Cuando regresamos a casa era la hora en la que deberíamos estar cogiendo el bote para Barrio Florido, en otras palabras, que todo se retrasó dos horas. A las cinco de la tarde llegamos al archifamoso Barrio Florido (por si alguien no lo sabe, un caserío del Amazonas donde los hermanos estuvieron viviendo los primeros años, y el hermano Alberto y Emilio son los más famosos y queridos del lugar). Allí nos recibieron con pancartas de bienvenida, los habitantes de Barrio, junto con la hermana Chantal, que ha pasado el fin de semana con nosotros intentando perfeccionar su español. Después de la presentación nos fuimos a cenar al bar de la Señora Vilma, y luego hicimos actividades con los niños, los jóvenes y los adultos. Cuando terminamos, llegó la hora de dormir, y fue el “momento mosquitera”, Paco, que está bastante puesto en estos asuntos nos enseñó a ponerlas, y fue nuestra primera noche con mosquitera, que a gustito, escuchando los sonidos de la selva (y el gallo desde las cuatro de la mañana)

El domingo nos levantamos después de dormir más de ocho horas, increíble pero cierto, desayunamos en el bar de la señora Vilma, seguidamente la celebración de la palabra a cargo de Juanba, un ratito de juegos y catequesis y para rematar la mañana, otra excursión, esta vez a la selva, en busca del lago encantado, aunque al final terminamos en una pequeña quebrada, después de una buena caminata, precioso. Llegamos con mucha hambre al susodicho bar, y ya, después de comer nos volvimos para Iquitos. Ha sido una experiencia muy bonita, el estar con la gente de Barrio: cortito pero intenso, así nos quedamos con las ganas de volver el año que viene más tiempo. Y eso es todo amigos, se despiden los reporteros más dicharacheros de Iquitos. Muuuchos besos y hasta la próxima.

Un abrazo en la Salle, Juanba, Ginés María, Maribel, Paco, May y Eva.

Despedida de los talleres

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: